Retrogato » ¿Cómo jugar juegos retrocompatibles en Xbox One?

¿Cómo jugar juegos retrocompatibles en Xbox One?

Si te estás preguntando cómo jugar a video juegos retrocompatibles en Xbox One, Retrogato es tu web.

Aquí vas a aprender cómo activar esta funcionalidad de tu consola de manera fácil y rápida.

¿Cómo puedo jugar a juegos de Xbox 360 en mi Xbox One?

Hemos recibido varias consultas sobre si se puede jugar a juegos de 360 en Xbox One.La respuesta es sí.

Para ello, hemos de seguir estos pasos:

  1. Conecta tu Xbox One y asegúrate de que tienes la última actualización instalada
  2. Pulsa el botón Xbox del mando y entra en la sección de Mis juegos y apps
  3. Dentro de la sección de Juegos ve a listo para instalar
  4. Elige un juego de la lista y pulsa sobre instalar

¡Y listo!

En el caso de que  tengas una edición física del juego en cuestión, tendrás que insertar el DVD en el lector y automáticamente empezará la descargar digital del mismo. Pese a que la que se ejecutará será una versión digital del juego, sí que necesitarás tener el disco en la consola cada vez que vayas a jugarlo.

Como vemos, jugar a juegos retrocompatibles con XBox One es muy fácil y nos permite disfrutar de un catálogo de juegos clásicos que prácticamente no podremos acabar.

Pareja jugando a juegos retrocompatibles con Xbox One

¿Y cómo funciona la retrocompatibilidad de Xbox One?

La definición más fácil es que Microsoft ha creado un emulador que hace que los juegos de Xbox 360 piensen que están en su consola original, por lo que se pueden ejecutar con total normalidad.

Este emulador convierte a nuestra Xbox One en su hermana de la generación anterior.

Lo que queremos decir con esto es que la retrocompatiblidad de la Xbox One está íntegramente basada en la emulación.

Esto es debido a que dentro del hardware de la Xbox One no encontramos los componentes que se necesitan para poder ejecutar videojuegos de sus generaciones anteriores. Por ese motivo, para poder jugar a estos títulos tira de software.

Cada uno de los juegos que forman parte del listado de retrocompatiblidad se han actualizado y empaquetado para su descarga digital. Esta versión será la que podremos abrir mediante el emulador.

Puedes ver el listado oficial de juegos, aquí.

Así que tal y como os decíamos antes, no importa que tengas en casa esa edición física que tanto te gusta. La versión que acabarás jugando será siempre la que Microsoft ha dejado lista para emular.

¿Qué pasa si metes un juego de Xbox 360 en Xbox One?

En el momento en que que insertamos un DVD para jugar a juegos retrocompatibles con XBox One, la consola realiza unas verificaciones que confirman que, efectivamente, tenemos un disco original. Tras esto, veremos como nos dice que existe una actualización del juego lista para descargar.

Y ahí es donde está la trampa.

Esa actualización es en realidad una versión del juego actualizada para Xbox One y que podremos jugar a través del emulador.

¿Entonces, XBox One lee los juegos de XBox?

La respuesta corta es sí. Tal y como os acabamos de contar, podemos meter un disco de Xbox dentro del lector de Xbox One y la consola lo leerá.

Ahora bien, pese a que lo reconozca y sea capaz de leerlo, el juego no se va a ejecutar directamente a través del disco.

Este disco es una forma de verificar que tenemos el juego original y Microsoft nos ofrece la posibilidad de descargar una versión retro compatible con su emulador de Xbox/Xbox 360.

¿Necesito tener el disco del juego en el lector?

Pues sí.

Desconocemos la razón por la que Microsoft ha decidido que pese a que la versión que jugamos del juego es la digital, siempre vamos a necesitar introducir el disco físico para poder jugar.

Más información sobre Xbox y su retrocompatibilidad

Cabe mencionar que este servicio no tiene ningún tipo de coste adicional, por lo que vas a poder volver a disfrutar de tu colección de juegos antiguos e incluso a las ediciones físicas.

Un detalle que hay que tener en cuenta es que no se trata tan solo de coger uno de tus discos antiguos de Xbox 360 y meterlo en la consola. Para poder jugar vas a necesitar tener una conexión a Internet, ya que las versiones que vas a jugar de los juegos van a ser siempre las ediciones digitales, sin importar que tengas las versiones en físico.

También te puede interesar:

Cómo solucionar problemas de retrocompatibilidad en XBox One

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *